La clausura reduce el ámbito de la planificación de emergencias de San Onofre

La Comisión Reguladora Nuclear (Nuclear Regulatory Commission o NRC) está analizando un plan de emergencias modificado para la central nuclear San Onofre que refleja su parada permanente. El alcance de la planificación de emergencias en San Onofre sufre cambios debido a que la mayoría de los accidentes potenciales que podrían ocurrir en una central en operación ya no son posibles en una central nuclear parada una vez que se haya retirado el combustible del reactor.

El 31 de marzo 2014, Southern California Edison (SCE) presentó a la NRC el plan modificado, que incluye dos cambios propuestos a la licencia operativa de la central.

La NRC solicitará la opinión del público general como parte de su revisión del plan de emergencia modificado, un proceso que durará alrededor de un año.

El plan modificado eliminaría las dos clasificaciones más altas de las cuatro clasificaciones de emergencias de la NRC, Emergencia en el área de la central o Emergencia general, las cuales ya no son posibles en San Onofre. SCE desarrolló el plan de emergencia modificado según las pautas de la comisión para la clausura de centrales nucleares; otras centrales nucleares clausuradas han presentado planes de emergencia modificados similares.

Una vez que se apruebe el plan, San Onofre interrumpirá las actividades de planificación de emergencia fuera del sitio, pero seguirá realizando los ejercicios de preparación para emergencias que son evaluados por la NRC. Las agencias locales serían invitadas a observar estos simulacros realizados por el personal de San Onofre, pero no participarían. San Onofre también continuará realizando simulacros anuales de incendios, de emergencias intermedias y de comunicaciones.

Todos los demás ejercicios externos de preparación para emergencias con los gobiernos locales ya no serían necesarios después de la aprobación del Plan de Emergencia Posterior al Vaciado Permanente de Combustible. Estos incluyen un ejercicio a gran escala evaluado una vez cada dos años, que en el pasado la NRC y la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (Federal Emergency Management Agency o FEMA) examinaban.

Debido a que ya no es posible que ocurra una emisión de yodo radiactivo fuera de las instalaciones de San Onofre que pudiera afectar la salud y la seguridad pública, la FEMA notificó a las agencias del gobierno local en enero de 2014 que ya no es necesario almacenar, distribuir ni utilizar tabletas de yoduro de potasio (KI) en la Zona de Planificación de Emergencias ubicada 10 millas a la redonda de San Onofre. En las comunidades que circundan inmediatamente las centrales nucleares en operación en Estados Unidos, el yoduro de potasio se pone a disposición para proteger la glándula tiroides contra la exposición en el caso de una emisión de yodo radiactivo. Los vecinos de San Onofre que tienen tabletas de KI disponibles pueden desecharlas.

Además, una carta de la NRC enviada a SCE en enero de 2014 documenta la reducción significativa del riesgo de posibles problemas sísmicos e inundaciones en San Onofre, ahora que se ha vaciado el combustible de la central.

El equipo de planificación de emergencias de San Onofre ha preparado los cambios propuestos en el plan de emergencia junto con el Comité de Planificación Interjurisdiccional, que históricamente ha coordinado la planificación de emergencias en la región.