Almacenamiento continuo y seguro del combustible nuclear gastado

Al igual que las centrales nucleares de todo Estados Unidos, la Central Nuclear San Onofre cuenta con un proceso para manejar y almacenar el combustible nuclear gastado y proteger a los trabajadores, al público y al medioambiente. San Onofre almacena en el sitio el combustible nuclear de uranio gastado aplicando una combinación de tecnologías: piscinas cerradas revestidas de acero (piscinas de combustible gastado) y contenedores de acero inoxidable sellados que se almacenan en estructuras de hormigón armado (almacenamiento mediante contenedores en seco).

Ahora que San Onofre se ha retirado permanentemente de servicio, Southern California Edison (SCE) está tomando una serie de medidas para transferir todo el combustible nuclear gastado a contenedores en seco. Esta tecnología probada consiste en sellar el combustible gastado en contenedores o barriles herméticos de acero (o de acero y concreto) que ofrecen propiedades de protección y de soporte estructural. Los sistemas de almacenamiento en seco están diseñados para resistir diversos fenómenos naturales como inundaciones, proyectiles de un tornado, sismos, temperaturas extremas y rayos.

En el 2014, SCE estableció un Panel de Participación Comunitaria (Community Engagement Panel o sus siglas CEP) para asesorar a la empresa acerca de la clausura de San Onofre, incluidos los temas como el almacenamiento provisional del combustible nuclear gastado. El CEP ha participado en las presentaciones de reguladores federales, proveedores de almacenamiento en seco y expertos en políticas energéticas acerca de temas que van desde la tecnología de almacenamiento en contenedores en seco hasta las políticas energéticas nacionales. Actualmente, alrededor de un tercio del combustible nuclear gastado de San Onofre está en contenedores de almacenamiento en seco y SCE planea transferir el combustible restante a este sistema para mediados del 2019.

El combustible permanecerá en el sitio hasta que el gobierno federal implemente un programa para desechar estos materiales. Por ley, el Departamento de Energía de Estados Unidos es responsable de construir una instalación para el almacenamiento a largo plazo del uranio gastado usado como combustible nuclear en San Onofre y en otras centrales nucleares de Estados Unidos. Sin embargo, el gobierno federal no tiene un programa viable para el manejo del combustible nuclear gastado. Luego de dos años de estudio, la la Comisión Listón Azul para el Futuro de Estados Unidos del Presidente publicó recomendaciones para crear una solución segura y a largo plazo para el manejo y el desecho del combustible nuclear gastado.

La Comisión Reguladora Nuclear (Nuclear Regulatory Commission) de Estados Unidos regula estrictamente el manejo y el almacenamiento del combustible nuclear gastado. Además, el Instituto de Energía Nuclear (Nuclear Energy Institute), una asociación sectorial, cuenta con información acerca de las prácticas de la industria relativas al almacenamiento de combustible gastado, así como de la actualización a la norma de la NRC para el almacenamiento continuo del combustible nuclear gastado (antes conocida como norma de confianza sobre los residuos).